VIJAY SESHADRI

ILUMINACIÓN

«Está todo vacío, vacío»,

se dijo a sí mismo.

«El sexo y las drogas. La violencia, especialmente».

Así que descendió al mundo para ejercitar su virtud,

 

pensando quizá que eso ayudaría.

Enseñó a un niño pequeño a construir una cometa.

Encontró un remedio,

y luego encontró un remedio

 

para el remedio.

Dio a una mujer a merced del mal tiempo

su paraguas, aunque

caía una lluvia glacial y tenía neumonía.

Organizó una revolución en España.

 

Nada funcionó.

El mundo pasa, el mundo cambia,

el mundo está escrito aquí,

en la siguiente línea,

es solo su propia membrana—

 

 y, oh sí, su naturaleza compasiva,

su compasión por nuestra clase.

 

Anuncios