CANET MONTEROCARMEN CANET

 

LUIS GARCÍA MONTERO. ÉL MIDE LAS PALABRAS Y ME TIENDE LA MANO. SELECCIÓN Y PRÓLOGO DE CARMEN CANET. VALPARAÍSO EDICIONES, 2017

Luis García Montero no ha escrito, hasta el momento, un libro de aforismos tal y como entendemos el género, es decir, no ha reducido la sintaxis para acomodarla a la esencia de un pensamiento, de una idea, de una convicción y, sin embargo, dentro de sus poemas, de sus ensayos o de sus novelas hay versos y frases que, sacadas de su contexto, bien pueden operar como tales, por su contundencia expresiva, por el poder de sugerencia, por el impacto emocional que provocan en el lector. A este propósito ha dedicado Carmen Canet, excelente autora de aforismos ella misma, un empeño que se materializa en Él mide las palabras y me tiende la mano, libro en el que se recogen «aforismos de todos sus libros de poesía publicados entre 1980 y 2015 […] así como de sus novelas». Y es que Carmen Canet ha llevado a cabo una lectura minuciosa de toda la obra de creación del poeta a lo largo de muchos años, anotando frases y versos que, por distintas causas, llamaron su atención en el momento de leerlos. Solo ahora, en los últimos meses, esas anotaciones, posteriormente seleccionadas en función de este proyecto, han tomado la forma de libro. La tarea de «entresacar de sus poemarios y de sus novelas versos y frases que asiladas de sus contextos funcionan perfectamente como aforismos ha sido placentera y fecunda para la editora del volumen, pero también para este lector porque, pese a haber leído la obra de Luis García Montero con fidelidad ininterrumpida, estos versos convertidos, por mor de su aislamiento, en sentencias, en aforismos, incluso en greguerías («Una bailarina se parece a una lágrima/ rodando en la mejilla de los sueños») ofrecen una imagen distinta, no ya del autor, sino del propio texto, impelido ahora, sin el cobijo del corpus poético al completo, a dar lo mejor de sí mismo, a ser autosuficiente. Personalmente creo que el objetivo se cumple con creces (algo similar me ocurrió con la lectura de Todo lo que se prodiga cansa, de José Luis García Martín). La selección se ha llevado a cabo atendiendo a criterios cronológicos —que tienen ciertas ventajas, aunque no lleven implícito ningún principio de sentido— no a análisis temáticos, algo que hubiera supuesto dificultades añadidas, porque, como es habitual, muchos aforismos son susceptibles de encuadrase en más de un argumento.

Desde Tristia, el libro escrito al alimón con Álvaro Salvador publicado en 1982 hasta Balada por la muerte de la poesía, que vio la luz en 2016, García Montero ha escrito otros nueve libros de poesía y de todos ellos ha seleccionado Carmen Canet versos que esa segregación ha transformado en aforismos. Muchos tienen al amor como protagonista, porque el amor es uno de los temas recurrentes del poeta, sobre todo en sus primeros libros: «Para el amor / hace falta sin duda mucho tiempo / y alguna vocación»; «En asuntos de amor, / hace falta el secreto para contarlo todo» o «El amor es un género literario / (que le da sentido a la vida y a la literatura)». La palabra, el poema, la poesía, en suma, son objeto también de una amplia selección: «Esto es la poesía: dos soledades juntas / y una verdad que ordena tu vida con mi vida»; «Las palabras / conservan el calor del cuerpo que las dice» o «Las verdades se filtran por debajo de las palabras como la luz o el miedo por debajo de las puertas». Como no podía ser de otra forma, en una tan dilatada trayectoria como la de Luis García Montero, hay otros muchos temas, como el paso del tiempo, las caras de la verdad, el desengaño vital, el dolor, el compromiso ético y social, los sueños, los deseos y Carmen Canet ha sabido reunirlos para fusionarlos a través de un hilo común, el de la coherencia ética y estética, porque, como ella misma escribe, en estos aforismos «se nos muestra como un escritor reflexivo de palabra contenida, intimista y comprometida que, con un lenguaje medido, nos toca y da en la diana». Estamos seguros de que el futuro lector de este libro agradecerá el exhaustivo trabajo de la editora, porque, sin entregar nada que no estuviera ya publicado, ha sabido ofrecernos en este compendio una visión distinta que afianzará, sin duda, el aprecio por la obra de uno de nuestros poetas imprescindibles de las últimas décadas.

*Reseña publicada en el suplemento cultural Sotileza de El Diario Montañés el 25/08/2017

Anuncios