JANE HIRSHFIELD

MADERA, SAL, ESTAÑO

 

Pequeña alma,

¿te acuerdas?

 

Una vez caminaste

sobre tablas de madera

hacia una casa

que se asentaba sobre pilastras en el mar.

 

Era temprano.

 

El sol trazaba

reflejos en el agua,

y donde quiera que estuvieras sentado

ese reflejo

se dirigía directamente a ti.

 

algunas mañanas

el sendero marítimo tenía el color apagado

del estaño engrifado.

Algunas mañanas cegaba.

 

Entonces se marcharía.

 

Pequeña alma,

es extraño-.

Incluso ahora es temprano.

 

Versión de Carlos Alcorta

Anuncios