PHILIP LEVINE

GENIO

Mi abuelo dio a las Damas Cristianas

dos viejos zapatos de baile,

una factura del agua impagada, la matrícula trasera

del perro que cagó en tu césped,

un diente que guardé para el ángel de la guarda

manchado con metal común

y relleno de plástico. Con esas imágenes

y tu negra suerte y mi mal aliento

un principiante perspicaz podría hacer un poema

en catorce líneas rimadas sobre la pureza

del primer amor o las muchas espinas de las rosas

o el rocío que no durará suficiente

para soportar un sorbo de mi pequeño reyezuelo gris.

 

Versión de Carlos Alcorta

Anuncios