MARTIN ROCK

VAPOR

Esta noche voy a vivir en un único aliento:

para dejarlo salir lentamente como una caldera abierta debe

liberar su vapor, abandonado mucho tiempo sobre la estufa.

Finalmente, toda sustancia se convierte en vapor

 

y se acumula en el aire, luego cae

otra vez como un globo, por su propio peso.

Los cuerpos deben estar cerca uno del otro, al parecer,

incluso cuando el resultado es la simple caída.

 

Sólo el mundo nunca cae

—lo que imita al mundo

cae en él, como yo que ahora imito, y caigo,

 

la voz de mi padre, de quien siento el aliento

con su perro en la desembocadura del río.

Mi aliento, también, se levanta y cae. Escucha.
Versión de Carlos Alcorta

Anuncios