SALLY WEN MAO

ANNA MAY WONG

En el futuro, hay un oráculo

donde se puede buscar

a dónde perteneces. Se lo pregunto a esta máquina

y responde: ¿eliminas las escenas en las que te quedas muda?

En el futuro, soy joven

y pobre, así que me convierto en una chica webcam.

Frente a la cámara leo pasajes

de las novelas rusas.

Internautas curiosos se suscriben a mi página web

a continuación la cancelan, despotricando en los foros

sobre mi mojigatería, porque nadie quiere

ver a una chica postrarse ante

un grueso libro y jadear.

Después de que me convierto en viral, cierro mi página web.

Circulan imágenes por el ciberespacio—

Anna, vestida como un panda púrpura,

Anna, tomando un trago de una taza de café.

Colecciono todas las contraseñas de mis plataformas.

Las pirateo, crece el hábito

de Photoshoppiing manchas de hiena en

mi propia piel y descargo mi estropeado rostro en Instagram.

Mi cutis tiene el moteado

de huevos rancios. Mis bigotes crecen

como mechones de plumas. Sustituyo las lentejuelas

en mis vestidos por escalas.

Recientemente, sobre la alfombra roja, me pongo vestidos

hechos de algas, respiro

a través de falsas agallas y acarreo sacos de plástico

llenos de agua salada.

Pronto una cosecha de chicas jóvenes se unirá a mí,

renunciando a sus ropas para experimentar

la emoción de ser un animal.

 

Versión de Carlos Alcorta

Anuncios