KELLI RUSSELL AGODON

AUTORRETRATO CON LECTOR
Crear no es suficiente.

Debemos vivir con el corazón

en nuestras manos, como María.

Debemos contener la roja sangre del corazón

y no sentirnos decepcionados cuando otros aparten la mirada.

Esta es la forma más simple

de decir sí. Decir, estoy aquí

 temiendo

que te asustes cuando lo

sostengo en mis palmas.

Desaparecer si es necesario.

Desaparecer en las grietas

del mundo y llamarlo

un terremoto. Tememos

las sacudidas sobre nosotros y decidimos

cuánto podemos soportar.

Lector, quiero decirte

que nuestros corazones continuarán

palpitando incluso después de salir de aquí.

Ser la estatua sobre el salpicadero

viajando esperanzada,

incluso si lo que sostienes

gotea en el entarimado, incluso

si no tienes ni idea de adónde ir.

 

Versión de Carlos Alcorta

Anuncios