ROBERT LOWELL

LECTURA DE MI MISMO

Como miles, poseí algo más que el orgullo necesario,

encendí los fósforos que calentaron mi sangre hasta la ebullición;

memoricé los trucos para aclimatar el río de fuego

—de alguna manera nunca escribí nada para regresar.

Puedo suponer que he terminado con flores de cera

y he ganado mi parcela en las laderas de menor importancia del Parnaso…

Ningún panal de miel se construye sin una abeja

que agrega círculo a círculo, elemento a elemento,

la cera y la miel de un mausoleo

—esta bóveda redonda demuestra que su autor está vivo;

reza para que el efímero trabajo sobreviva lo

suficiente para que el oso goloso lo profane

— este libro abierto … mi ataúd abierto.

Versión de Carlos Alcorta

 

Anuncios