KEVIN YOUNG  CANCIÓN DEL HURACÁN

Señora, no esperará

al huracán

toda la noche en mi lugar—

nos cubriremos como

las lámparas y dejaré

que embadurne

mi cuero cabelludo. Por favor, necesito

las manos de una buena mujer
dentro de mi pelo, deshaciendo

mis nudos con mantequilla.

Durante toda la noche lo desenredaremos.

El alba

comparecerá demasiado pronto—

Tú abandonarás

el mundo húmedo, jadeante

y solo, sabiendo

de mí solamente

lo que la medianoche ve.

Versión de Carlos Alcorta

Anuncios