LAURA MAYRON

SI UNA NOCHE DE INVIERNO UN VIAJERO

La miel cayó en mi té como la sangre

silencioso, balbuciente por la viscosidad,

último temblor de gotas deslizándose

dentro del abismo de un lago en miniatura.

Fuera, en una noche de invierno

agrietada por un frío temprano

llegó el tren, un rugido de las tinieblas

que pensé que sería el viento

impulsándose sin parar en la oscuridad.

Botella invertida, esperando un goteo de dulzura,

pensé en ti,

tiritando, un prodigio,

viajando a través de tu propia noche

de invierno corriendo tan rápido

que sólo tú podrías ser sangre,

sólo tú podrías ser el viento.

Versión de Carlos Alcorta.

Anuncios