EDWARD HIRSCH

CONTRAATAQUE

En memoria de Dennis Turner, 1946-1984

Un tiro de gancho acaricia el aro y
se queda colgado, impotente, pero no desciende,

y por una vez nuestro desgarbado base
actúa como tal y salta a tiempo

perfectamente, abrazando el cuero naranja
desde el aire como a una preciada posesión

y, rotando para lanzar a canasta
desde fuera del área, ejecuta

un pase por debajo hacia el otro escolta
haciendo una tijera a un defensor de pies planos

que parece aturdido y clavado en el suelo
en la dirección equivocada, intentando interceptar la trayectoria

por arriba, siendo driblado y permitiendo
que el juego se despliegue delante de él

a cámara lenta, casi exactamente
como el croquis de un entrenador en la pizarra,

ambos hacia delante corriendo por la cancha
siguiendo la jugada prevista, desplegándose

y abriendo las líneas uno detrás de otro, moviéndose
juntos como hermanos pasándose el balón

entre ellos sin una finta, sin
un solo bote aporreando la madera

hasta que el escolta finalmente lanza fuera
y comete una falta personal

mientras que el pívot estalla a su lado
hecho una furia, cogiendo la pelota en el aire

ahora y encestándola suavemente
con un tiro contra el tablero

pero perdiendo el equilibrio en el transcurso,
cayéndose inexplicablemente, golpeando contra el suelo

con un movimiento de cabeza salvaje
para el juego que él quería tanto como al país

y dándose la vuelta para ver una mancha naranja
cayendo perfectamente a través de la red.

Versión de Carlos Alcorta

Anuncios