W. S. MERWIN
PARA EL AÑO NUEVO

Con que calma apareces
al fin en el valle
tus primeros rayos solares que descienden
hasta tocar las puntas de unas pocas
hojas altas que no se inmutan
como si no lo hubieran notado
y no supieran nada de ti
luego el zureo lejano
de una paloma que en sí mismo
contiene el silencio de la mañana

así que este es tu sonido
aquí y ahora independientemente
de que alguien lo oiga es
hasta donde hemos llegado a nuestra edad
con nuestro saber tal como es
y nuestras esperanzas tal y como son
antes invisibles
intactas y todavía posibles

Versión de Carlos Alcorta

Anuncios