ROSE MCLARNEY

UN TOQUE

Enjuagamos los vasos
de los que beberemos

económico whisky
escocés o ajenjo,

mi amor y yo, al menos
tomaremos un sorbo de buen

licor que aromatiza todo
el cóctel. La borrachera

que cogemos juntos
no puede ser exagerada o nociva.

*

Un río seco, agotado
atraviesa, o más bien,

se estanca en nuestra pequeña ciudad
en la que nunca tuvimos la intención de instalarnos.

Las pájaros se posan sobre fragantes piscinas situadas
entre marismas, un bautismo

a la inversa, el cuerpo que se
zambulle en el agua limpia.

Sumergen sus cabezas emplumadas
hasta decir basta.

*

Las palomas, tan sumisas, se regocijan
en los deshechos. Mientras nosotros

—en cualquier caso muchos amantes son tardíos—
nos deleitamos en el borde del Sazeracs

con una piel de naranja,
expeliendo su perfume.

Versión de Carlos Alcorta

Anuncios