AARON SMITH
BOSTON

Hubiera querido decirte
que aquí el cielo es rosado
a veces como el cielo
de la boca que está a punto de masticar
con los defectuosos dientes de acero
de la ciudad,

recuerdo las cosas
desesperadas que hicimos
y que yo tropezaba
en las aceras escuchando
el zumbido de las farolas
al anochecer y el crujido
de las hojas sobre el asfalto,

Sin ti aquí estoy terriblemente solo

y no puedo recordar
la última vez que me sentí un santo,
la última vez que me ofrecí
como un santuario

*

Vi a dos hombres
presionando con fuerza el uno
contra el otro, sus cuerpos
atrapados en las vibraciones
del bombo del club
y no podía recordar
cuando supe que nunca
sería bello, pero debe
haber sido pronto
e imperceptible, como la forma
en que el Espíritu Santo puede pasar
de una habitación a otra.
Quiero tan desesperadamente
acabar con el deseo,
el viento soplando, el todavía
hilo de voz.

Versión de Carlos Alcorta

Anuncios