ILIANA ROCHA
ME VOY

Y el cielo se rompe en claveles grisáceos
después de 120 días de sequía, mientras que la arena de cuarzo se curva
sobre sí misma imitando una ola.
Me voy y las montañas están arrugadas
y dúctiles como una bolsa de papel marrón transpirable que contiene
un galón de leche y plátanos. Dejo las montañas
con la huella de desaliñados graffiti, tatuajes:
«Me encantó». «Nunca estuve aquí».
Dejo la puesta del sol, velas rojas y blancas sobre una estantería de madera
por horizonte, quemándose hasta que sus cabos
se han agotado. Dejo correr su tinta naranja,
a medida que se consume. Me voy y pienso en ti huyendo,
ahora conmigo en algún lugar del cielo, brillando con
la aureola invisible de la tierra.

Versión de Carlos Alcorta

Anuncios