CHRIS HOSEA

OCUPAR LA CALLE

no es peor que confundir

rojizas manzanas caídas

con fornidos aspirantes a proxenetas

inestables en sus puestos haciendo comentarios

de las singularidades del vecindario en un tono

melancólico para dar forma a un gráfico de líneas distantes

que se repiten fuera de los límites de las dos barras

y colisionan proyectando la oscuridad sobre el suelo

donde un segundo de fama indicará

si eres conocido en Facebook, en otros lugares

distintos de tu ordenador portátil

su extraordinario baile de datos obligatorio

a un ritmo de crecimiento como hierba

lo suficientemente fuerte como para agrietar el asfalto

cerca de las estaciones frías y húmedas alerta

en una lista de referencias a la que los conservacionistas a un ritmo

enfebrecido de tambores y panderetas

un asterisco tan evidentemente brillante

que nadie lee la letra pequeña

golpeándote en la grupa

bajo demanda decreciente

así puedes buscar otra pareja

dentro del grisáceo escaparate de espectadores

quiero un efluvio de nostalgia

quiero una caricia

querer tanto acariciar como mirar

así que lo siento mucho por mí y por ti también

sabes que este es mi nombre

gasta menos palabras en tu camisa

llamo a un grupo de transeúntes que se escabullen

de mí casi libre de whiskey

aseado y moreno como el pelo de mi esposa

 

Versión de Carlos Alcorta

 

 

Anuncios