TOMAS Q. MORÍN. MANZANAS VERDES

En agosto llevamos el viejo colchón de crin
al cobertizo trasero
y dormimos con nuestros hijos en fila.
El viento que avanza desde la montaña hasta el huerto de frutales
me revela algo;
algo urgente.
Yo era feliz.
Las manzanas verdes cayeron sobre el tejado inclinado
y repiquetearon abajo.
El viento me angustió durante toda la noche;
dificultó mi sueño
como una definición del amor,
que dice, este es el momento,
aquí, ahora.

Versión de Carlos Alcorrta

Anuncios