MECÁNICA ELEMENTAL

Caminando ayer bajo el frío aire luminoso,
me encontré con quince caballos que trotaban
por la avenida formando una falange. Mucho antes
de que fueran visibles, escuché sus cascos resonando
en el pavimento igual que el lenguaje es a veces audible
antes de tener sentido. Me encantó cómo jugaba el viento
con sus colas largas y bruñidas. Aunque estaba en un lugar alejado,

no me sentía un extraño. Notas que Madre está muriendo,
y la proximidad de su muerte te provoca
nostalgia de la lengua francesa. Sospecho que no soy
un hijo típico, apreciando la felicidad
incluso mientras exprimo mecánicamente peras maduras
—desvanecidas como la luz — cuya pulpa
una vez licuada crea leche materna para mí.

 

Versión de Carlos Alcorta

Anuncios