CONDUJERON 
terriblemente, pero cantaban con gracia
“Detén este coche” de Jonathan Richman después de cada repentino
cambio de dirección o chirrido de goma. Una vez discutieron
los pros y los contras de tener relaciones sexuales
con Bob Dylan —o con alguien de aspecto similar a Bob Dylan— en un Buick
mientras escuchaban “Desde un Buick 6”.

Gases contaminantes se elevaban desde el tubo de escape, y por una especie
de cálculo a ciegas trazaron, en un mapa de carreteras, desvíos
y cruces, pérdidas y ganancias —
continuamente preguntándose si (como Van Morrison una vez
cantó) la “Carretera
Implacable” era igual para vivir.

 Versión de Carlos Alcorta

Anuncios