JILLIAN WEISE

RECONVIERTE TU AMOR

En casa, un hijo de dieciséis años,
y recubrimiento para la ventana y paredes
por pintar y « ¿Cómo te fue el día?»
En la web no hay días
ni estaciones ni cambios de aceite
para el Subaru. «Nadie importa».
En el motel, almohadas blandas, una lámpara
alta como la marca de su hijo en la esquina y
un cuadro de un velero. «Al tercer año,
el sexo se terminó y nos separamos.
Entonces  nos casamos». ¿Te has metido
algo? «Esta noche
estoy haciendo tu plato favorito».
Las noticias se suceden, impuestos.
«En algún momento, él dejó de besarme
en el cuello». Ella necesita escribir
su Declaración de Metas Personales. «El prometió».
Más o menos. «¿Cómo puedo vivir así?»
los tres en armonía.

Versión de Carlos Alcorta

Anuncios