DESCANSANDO EN JESÚS
(Epitafio en una lápida)

Sus nombres eran Victoria; Ebbenezer, Noah,
                                                                    Fannie, Travis, Alex, Dulzura,
William Navidad, y Jane.
      Como el padre, trabajaron a cambio de un techo de madera.
Rentabilizarlo fue una hazaña.
                                             Las cosas se resolvieron cuando los cultivos mejoraron.

Ellos eran mis antepasados ​​y vivieron a lo largo del río Pee Dee,
                                                               bajo el tupelo, el roble y el árbol de la goma,
donde los lobos hacen madrigueras
                                                                  (“Tú podías olerlos”)

Según el Censo, eran mulatos
                                                         (en español mulato es una pequeña mula)
Las mujeres murieron de insuficiencia renal.
                                                                                   Los niños nacieron muertos.
Los que vivieron fueron bendecidos en sus frentes                                                                        y acudieron a  la catequesis dominical,
impartida por la Sra. Lillian Ingram,
                                                    en el municipio de Wolf Pit, Carolina del Norte.  

Uno de ellos escribió un poema:
                                  “Allí en las ramas, en un pequeño nido, tres pajaritos

con sus bocas completamente abiertas.”
                                                                          Cuando yo nací,
pesé nueve libras de carne.
                                                   El pelo de madre cayó
por detrás de su largo cuello.
                                              Las lágrimas brotaban de sus ojos como animales.
Fragantes circunvalaciones de su interior
                                                   llenaban la habitación con altercados amorosos.
Papá estaba en un viaje de trabajo.
                                                         “Recuerda que tienes un padre,” solía decir.
“No naciste de la nada.”

Anuncios