HENRI COLE

UN ANIMAL

No muestres lo celoso que eres. No

muestres lo mucho que te importa. No pienses que el ramo

de flores en su mano se enlaza con la tuya.
No cierres tus ojos y beses los lascivos

labios. No violentes tu torso, tocándote
como un mono. No pongas tu boca
en el sucio lugar que lo cambia todo.
No pronuncies dos veces el monosílabo
que es la firma del amante de los  perros. No lo hagas, más tarde
parece sarnoso con aliento a viejo, escrutando
cada agujero. Y no pienso —alisándose el pelo,
lamiendo, chupándose y masturbándose en algún
momento, nunca más solo— que

tú seas dos animales perfectos en uno.

 

Versión de Carlos Alcorta

Anuncios